EL
APO
CALIPSIS

 

Sí, yo soy Adventista (Poema)

¡Sí, yo soy Adventista!
Lo soy, porque ese nombre,
mucho que significa.
¡Sí, yo soy Adventista!
Con orgullo lo digo ante la gente,
y mi boca publica
por todos los lugares
esa fe tan bendita.
¡Sí, yo soy Adventista!
Aunque el mundo desmienta las verdades
que este pueblo predica;
aunque todas las otras religiones,
por el dragón y la bestia dirigidas,
se unan a dar guerra
con saña fratricida
a este pueblo humilde y obediente
que espera al gran Mesías.
¡Con la verdad eterna
vienen los Adventistas!
Son santos precursores
del soberano Rey que se avecina.
¡Levántense los valles,
y se bajen montañas y colinas!
¡Que presto se enderece lo torcido!
¡Que acabe la  mentira!
Pues se ven ya en el cielo
los fulgores de Cristo en su venida.
¡Sí, yo soy Adventista!
¡Que tiemblen los demonios!
¡Que el error se desvista
la capa de verdad que se ha ceñido,
y que brote desnuda la mentira,
pues con la espada de verdad en alto,
vienen los Adventistas,
con los diez mandamientos como norma
y la sangre de Cristo por divisa!
¡Sí, yo soy Adventista!
Aunque esta iglesia sea
doquier aborrecida,
no me importa, mi parte es con el pueblo
que pregona la ley de la justicia.
¡Que lo sepan hoy todos!
¡Sí, yo soy Adventista!

 Sigue-- 

Índice
Introducción | La Revelación de Jesucristo | Ven, Señor Jesús (Poema) | Las Siete Iglesias
El Santuario | Los Siete Sellos | Él Viene (Poema) | El Sello del Dios Vivo | Sabatista (Poema)
Las Siete Trompetas | El Mensaje del Juicio | Dos Testigos | La Mujer y el Dragón
Sí, Yo soy Adventista (Poema) | El Anticristo | El Mensaje Final | La Gran Ramera | Las Siete Plagas Postreras
El Milenio | La Tierra Nueva | Nuestro Hogar Celestial (Poema) | Apéndice-I | Apéndice-II | Bibliografía