EL
APO
CALIPSIS

 

Capítulo X

* ¿Quien es la Bestia?

Su Hegemonía Duraría 1,260 años

“…y entregados serán en su mano: hasta tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo (Daniel 7:25)”.

“…Y le fue dada potencia de obrar cuarenta y dos meses”  (Apocalipsis 13: 5).

Estas cifras, aunque se presentan en palabras distinta son una misma.  Tiempo es igual a un año,  tiempos  son dos años  y  medio  tiempo es  medio año.  Total son tres años y medio.  A razón de 360 días por año, según el calendario hebreo, tenemos entonces 1,260 días.  Cuarenta y dos meses, a 30 días por mes,  son también 1,260 días.  Como en profecía los día representan años, tenemos 1,260 años.  Este es el tiempo que el Anticristo gobernaría todo y seguiría su obra de engaño y persecución.  Es posible que algunos rechacen las evidencias históricas y teológicas que he expuesto hasta aquí, pero esta que tiene que ver con el tiempo de la hegemonía del Anticristo es demasiado clara para ser rechazada.

El punto de partida de esta parte de la profecía es el año 538, cuando, derrotados los Ostrogodos, el obispo de Roma pudo aceptar el título que le confirió Justiniano: “Cabeza de las iglesias y corrector de los herejes”  (Vea Apéndice).  Al añadir 1,260 años al 538, llegamos al 1798.   ¿Qué sucedió en ese año que justifique el fin de la hegemonía papal?

Era el tiempo de Napoleón Bonaparte, quien estaba la cabeza del imperio francés.  Las relaciones con la sede papal no eran buenas y llegaron al punto en que los franceses  decidieron tomar el Vaticano.  El ejército francés, a cargo del general Berthier, tomó preso al papa Pío VI, el 10 de febrero del 1798.  Lo encadenaron y lo presentaron por algunas ciudades italianas.  Lo condujeron hasta Francia en un viaje muy penoso, ya que el papa estaba anciano y enfermo.  Llegaron hasta Valence, donde Pío VI murió al año siguiente (Vea Apéndice).

El gobierno francés declaró abolido el papado  (Vea Apéndice).  Unos 32 cardenales, reunidos en Venecia nombraron a Bernabé Chiaromonti, con el nombre de Pío VII, para llenar la vacante.  Pero esta vez   el papado no era como antes.  La arrogancia y las pretensiones de dominio fueron dejadas a un lado.  El papa era “el preso del Vaticano”.  El 1798 marcó el fin de la hegemonía papal.  La profecía de tiempo se cumplió.

 Sigue-- 

Índice
Introducción | La Revelación de Jesucristo | Ven, Señor Jesús (Poema) | Las Siete Iglesias
El Santuario | Los Siete Sellos | Él Viene (Poema) | El Sello del Dios Vivo | Sabatista (Poema)
Las Siete Trompetas | El Mensaje del Juicio | Dos Testigos | La Mujer y el Dragón
Sí, Yo soy Adventista (Poema) | El Anticristo | El Mensaje Final | La Gran Ramera | Las Siete Plagas Postreras
El Milenio | La Tierra Nueva | Nuestro Hogar Celestial (Poema) | Apéndice-I | Apéndice-II | Bibliografía