EL
APO
CALIPSIS

 

Capítulo VIII

* Los 2 Testigos

Y daré mis dos testigos que profeticen por mil doscientos días, vestidos de cilicio.  Estos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra (11:3,4).

Para saber quienes son los dos testigos, basta notar que son “los dos olivos”.  Esto nos lleva a ver una visión parecida que tuvo Zacarías.

Y díjome: ¿Qué ves?  Y respondí:  He mirado, y he aquí un candelero todo de oro, con su vaso sobre su cabeza, y sus siete lámparas encima del candelero; y siete canales para las lámparas que están encima de él; y sobre él dos olivas, la una a la derecha del  vaso, y la otra a su izquierda.  Proseguí y hablé al ángel que hablaba conmigo, diciendo: ¿qué es esto, señor mío?  Y el ángel que hablaba conmigo respondió y díjome:  ¿No sabes qué es esto?  Y dije: No, señor mío.  Entonces respondió y hablóme, diciendo:  Esta es la palabra de Jehová a Zorobabel, en que se dice:  No con ejército ni con fuerza, sino con mi espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos (Zacarías 4:2-6).

Vemos la similitud de estas dos visiones.  Al final del capítulo 4, el ángel dice al profeta Zacarías: “Estos dos hijos de aceite son los que están delante del Señor de toda la tierra” (Zacarías 4:14).  Jesucristo dijo que “las Escrituras”  dan testimonio” de Él.  En otras palabras, la Biblia es un constante testigo del Señor, de su voluntad.  Las dos partes de la Biblia, el Antiguo y Nuevo Testamentos, constituyen los dos testigos del Señor.  Estudiar su contenido sacrosanto nos convierte también en testigos de Dios.

En la epístola a los Hebreos se compara a la Palabra de Dios con una “espada aguda de dos filos”.  Esos “dos filos” son las dos partes de la Biblia, lo que comúnmente se llaman el Antiguo y el Nuevo Testamento.

 Sigue-- 

 

Índice
Introducción | La Revelación de Jesucristo | Ven, Señor Jesús (Poema) | Las Siete Iglesias
El Santuario | Los Siete Sellos | Él Viene (Poema) | El Sello del Dios Vivo | Sabatista (Poema)
Las Siete Trompetas | El Mensaje del Juicio | Dos Testigos | La Mujer y el Dragón
Sí, Yo soy Adventista (Poema) | El Anticristo | El Mensaje Final | La Gran Ramera | Las Siete Plagas Postreras
El Milenio | La Tierra Nueva | Nuestro Hogar Celestial (Poema) | Apéndice-I | Apéndice-II | Bibliografía