Buenos Aires
                                                     República Argentina
                                                     Año V Nº 1597
                                                     Viernes 5 de Mayo de 2000
 

                                                   DOS POTENCIAS SE SALUDAN
                                                   El productor

                                                   Michael Stipe, el líder del grupo REM, es la fuerza por detrás de la película sorpresa de
                                                   los últimos meses, ¿Quieres Ser John Malkovich?

                                                   ALLISON ADATO
                                                   traducción de Cecilia Beltramo
 

                                                   La última entrega de los Globos de Oro representó la
                                                   primera ceremonia de entrega de premios cinematográficos
                                                   a la que Michael Stipe acudió en calidad de nominado. No
                                                   todos los que le acercaron micrófonos sabían por qué estaba
                                                   allí. La mayoría de la gente lo ubica como la cara visible del
                                                   grupo REM, y buena parte de los periodistas no sabe que
                                                   también es productor cinematográfico. Asumían que Stipe
                                                   estaba allí por la banda de sonido que su grupo hizo para El
                                                   mundo de Andy. Con paciencia, Stipe contestó que estaba
                                                   en la ceremonia como productor de ¿Quieres ser John
                                                   Malkovich?, película nominada en cuatro categorías.

                                                   Después de veinte años de fama con uno de los grupos más lucrativos y admirados del rock,
                                                   Stipe (40 años) vuelve a trabajar para ganarse un nombre por derecho propio. Sin hacer
                                                   demasiado revuelo, contribuyó a fundar la empresa cinematográfica C-Hundred, que tiene
                                                   sede en Nueva York. Luego hizo lo mismo en Los Angeles con Single Cell, pero esta vez él
                                                   solo. Esta última empresa tuvo a su cargo Velvet Goldmine, de 1998, y Malkovich, que
                                                   consiguió tres nominaciones al Oscar.

                                                   Stipe se siente igualmente orgulloso de películas menos conocidas, como Girls Town,
                                                   dirigida por Jim McKay, su socio en C-Hundred, que ganó el premio de los cineastas
                                                   Sundance 96. Y así se enfrenta a la idea generalizada de que no es más que una estrella de
                                                   rock que vagabundea por Hollywood; que con los millones que ganó con sus discos, no
                                                   necesitaría más que firmar un cheque para hacer una película.

                                                   C-Hundred se formó en 1987, y desde entonces se ocupó de la producción de ocho
                                                   largometrajes, entre ellos American Movie, que el año pasado ganó el premio al Mejor
                                                   Documental en Sundance. "Esto no es un capricho ˇdice Stipeˇ. No es algo que decidí de la
                                                   noche a la mañana. No pensé: Ah, eso es algo que puedo hacer porque soy famoso. Tal vez
                                                   parezca que sólo quería formar parte de esta industria tan atractiva y estar rodeado de toda
                                                   esa gente tan sexy, pero yo ya era parte de eso. Es fácil alternar con eso cuando se es una
                                                   estrella pop. Lo difícil es integrarse a la industria y tratar de hacer algo, trabajar para
                                                   tratar de subvertir Hollywood desde adentro."

                                                   En los comienzos de los 90 Stipe ya pasaba tiempo en Los Angeles. Muchos de sus amigos
                                                   eran actores, y entre ellos estaba River Phoenix, que a menudo se quejaba de la falta de
                                                   material digno y le sugirió que instalara una empresa productora más comercial. Single
                                                   Cell Pictures fue producto de un acuerdo con New Line Cinema que tuvo lugar en 1993. El
                                                   productor Sandy Stern se sumó poco después. Casi de inmediato, recuerda Stipe, las
                                                   oficinas de Single Cell se vieron inundadas de envíos de estudiantes de cine y agentes
                                                   cinematográficos que tenían guiones basados en el aspecto musical. Si había algo que no
                                                   quería hacer era una biografía rock, hasta que leyó la propuesta de Todd Haynes para
                                                   Velvet Goldmine (N. de la R.: película estrenada en la Argentina el año pasado). Fue un
                                                   éxito enorme de crítica y uno razonable de público, y le dio a Single Cell la oportunidad de
                                                   hacer su siguiente filme: ¿Quieres ser John Malkovich?

                                                   Sus dos compañías reflejan los intereses de Stipe de que se lo acepte en Hollywood al
                                                   tiempo que conserva su categoría de independiente. Esa dualidad ˇun gran éxito comercial
                                                   combinado con integridad artísticaˇ es algo que él y sus compañeros de la banda sostienen
                                                   desde hace mucho tiempo. Si bien no abunda en el ámbito musical, la combinación de arte y
                                                   comercio es algo todavía más raro en Hollywood. Stipe admite que le resultó difícil.

                                                   Hubo días en que él y su banda tuvieron serias discusiones "porque siempre que yo estaba
                                                   en el estudio, estaba hablando por teléfono, tratando de asegurarme de que Cameron Díaz
                                                   pudiera interpretar su papel". Si bien sus compañeros de banda, Peter Buck y Mike Mills,
                                                   lo apoyan, Stipe recuerda lo duro que fue el año 98: tenía tres películas en producción y
                                                   REM estaba grabando su primer álbum desde que el baterista Bill Berry abandonó el grupo
                                                   en 1997 (Up). "Yo estaba destruido; ya no servía para nada."

                                                   Después de trabajar unas horas en el próximo disco de REM, partirá a encontrarse con su
                                                   amiga Courtney Love: tiene planeado producir una película que ella dirigiría. Para Stipe,
                                                   la satisfacción de apartarse de la escena pop y acercarse a la producción de filmes pasa por
                                                   "trabajar con gente increíble que tiene una idea y quiere realizarla".

                                                   "Moverse en las cercanías de la creatividad... Esa es la cuestión", dice, con el tono de quien
                                                   revela una verdad.

* * *